Mecánicas de acción

0
258

Esta entrada tendría que ser tan larga que tengo que hacerla cortita. Las mecánicas de acción lo engloban todo. Todo lo que tiene que ver con lo que las personas usuarias pueden hacer dentro de un sistema. Son la esencia de la participación. Son los procesos en los que involucramos a quien participa. Cuando diseñamos un sistema basado en juego deberíamos preparar con todo el cariño qué es lo que las personas van a hacer y cómo lo van a hacer. Medir su progreso, darles presión, ofrecerles que socialicen, que personalicen, que coleccionen,… todo está muy bien, pero la esencia del juego, cuando se va a activar la actitud lúdica, es cuando actúan e interactúan.

Interacción lúdica

Si queremos que las personas usuarias mantengan el interés, la atención, el compromiso con y por nuestro sistema, el método más directo es el de hacerles interactuar con él, tanto con el sistema en si mismo como con el contenido. Más allá de hacerles dar un clic o mover algo, se trata de ofrecerles una interacción rica que establezca un diálogo.

Un contenido lúdico permite a las personas usuarias expresarse y disfrutar del proceso, haciendo que sea menos probable que se salgan del sistema.

Ejemplo de interacción lúdica. Imagen extraída de Red Collar.
Ejemplo de interacción lúdica. Imagen extraída de Red Collar.

Simulación

La simulación es una forma de interacción en la que se ponen a prueba conceptos, habilidades o características dentro del círculo mágico que crea el juego. Es la experimentación en un entorno seguro, donde fallar se trata como aprendizaje y oportunidad de mejora. Los entornos simulados hace que las personas usuarias testeen sus necesidades. Son un reto épico en el que superar los miedos y las frustraciones.

Ejemplo de simulación. Imagen extraída de Porsche.

Las principales mecánicas que implementemos en el sistema deberían ser las de acción, son las que primero y más conectan con las técnicas de experiencia de usuario. Las mecánicas de acción son los verbos, las que provocan dinámicas en las personas. Sin mecánicas de acción, corremos el riesgo de estar creando un sistema conductista más que uno gamificado.